viernes, 29 de enero de 2016

Doce años contigo

Buenos días!
Qué alegría poder escribir de nuevo!  Estos meses han sido un poco caóticos (por varios motivos) y no me quedó mas remedio que dejar parados los trabajos que tenia en marcha. Era imposible sacar el suficiente tiempo como para planificar y crear todo lo que tenía en mente. Lo bueno de este parón obligado, es que me ha dado la oportunidad de pensar detenidamente y de forma realista en los proyectos que quería hacer y cómo los quería hacer en cuanto me liberase un poco. Ideas, hay muchas y algunas son proyectos muy bonitos pero necesitan una planificación para llevarlos a cabo hasta el final y que no vuelvan al cajón sin haberse terminado.
Otras, son pequeños proyectos que pueden ir saliendo en cuanto organice las fotos y decida que voy a imprimir.
Poco a poco os iré contando que me traigo entre manos y, sinceramente, espero que os guste porque la intención es que sean participativos y sin vosotros perdería un poco la gracia ;)
Y estaréis pensando, ¿qué tiene que ver esta parrafada con el título del post? Pues os lo cuento ;) Una de las cosas que me ha tenido entretenida (y preocupada) este año es la salud de Kenzo, mi perro. Para nosotros, Kenzo es un miembro más de la familia así que darte cuenta casi de golpe de que convives con un perro anciano ha sido bastante duro.
Kenzo, como buen setter irlandés, siempre ha sido un perro vivaracho, divertido, muy nervioso y algo alocado. Bueno, está como una regadera pero es lo que le hace especial.
Esa locura que le caracterizaba fue desapareciendo y otras cosas, que luego hemos sabido que eran síntomas, aparecieron en su lugar. Después empezaron a aparecer las enfermedades reales y propias de un perro que entonces tenía ya doce años. Todo esto, me llevó a pensar en la vida que hemos tenido los tres (mi marido, Kenzo y yo), en sus travesuras, sus manías, el morro que le echa a la vida…. y decidí que debía rendir un homenaje a todo eso porque no sabía si cumpliría los trece. Me vinieron a la mente varios proyectos pero algunos iban a necesitar más tiempo del que tenía en ese momento y yo quería hacer algo que pudiera disfrutar ya y me pareció que el que voy a mostrar era el más adecuado ya que no me parecía una casualidad que su edad coincidiera con los meses del año. En un principio se trataba de algo efímero para mi disfrute que después guardaría y a lo mejor, subiría al blog pero hace unos meses me di cuenta de que las fotos que utilicé  y que imprimí en casa se estaban degradando muy deprisa y no sólo cambié de opinión si no que decidí que serían mi post de vuelta. Este ha sido mi calendario 2015, “12 meses, 12 años contigo”
 

 

 

 

 

 















Las fotos no están muy allá por lo que he comentado pero están elegidas por ser representativas de cada uno de sus años de vida.
Ahora mismo, con los trece añazos ya cumplidos, nos esforzamos por facilitarle las cosas todo lo posible y darle la calidad de vida que se merece (aunque el muy jeta se aproveche de nosotros!).
En fin…. muchas gracias por leer hasta aquí y espero que os hayan gustado las fotos del calendario….. Para mi ha sido un proyectito que significaba mucho.
Espero que estéis atentos a las novedades….. esto ya no va a parar!!
Un beso!

Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario